lunes, 28 de abril de 2014

TRATAMIENTO QUIRURGICO DEL LLAMADO PIE TRIANGULAR

El pie triangular es una deformidad que consiste en la asociación hallux valgus (juanete), quinto dedo en varo y deformidades en martillo y/o luxaciones de los dedos centrales.

Esto hace muy difícil el calzado del pie y suele asociarse a mucho dolor por falta de espacio dentro del zapato, ya que la anchura del pie es mucho mayor a la normal.

Una vez agotados los tratamientos ortopédicos y de analgesia, se decide el tratamiento quirúrgico con la finalidad de alinear el pie corrigiendo las deformidades.

Para ello opté por la realización de una osteotomía (corte en el hueso) de los metatarsianos, fijados el primero con un clavo-tornillo específicamente diseñado para ello y el quinto con 2 tornillos de rosca ocultable para evitar roces innecesarios. 

Estas técnicas a su vez se realizan mediante cirugía de mínima incisión, siendo el postoperatorio mucho más satisfactorio para el paciente.

El resultado lo considero espectacular, no solo en la corrección de la deformidad, sino también en la obtención de un estrechamiento tranversal del pie de unos 2 cm (casi un 20% de su anchura), por lo que la paciente está ahora calzando zapatos normales sin ningun problema, cuando antes era imposible.

Las radiografías de antes y después:





viernes, 4 de abril de 2014

CIRUGÍA MINIMAMENTE INVASIVA DE FRACTURA DE CALCANEO.

En este Post mi intención  es mostraros un caso clínico en el que opté por la cirugía no abierta de una fractura de calcáneo (hueso del talón).

Tradicionalmente estas fracturas se venían operando con la cirugía abierta con una larga incisión en "L", lo cual permite exponer muy bien los fragmentos óseos y reducirlos en su sitio, pero en contrapartida supone normalmente una gran lesión de las partes blandas alrededor del hueso, predisponiendo con frecuencia necrosis e incluso infecciones que son característicamente muy difíciles de resolver en esta localización.

Es por lo que se diseña una opción de tratamiento quirúrgico que se realiza de forma percutánea, es decir, sin abir la piel y, por tanto, preservando los tejidos mucho más y evitando así la penetración de los gérmenes, por lo que se minimizan las complicaciones.

Lo primero que se realiza es una reducción percutánea de los fragmentos fracturados, colocándolos en su sitio y después se fijan con tornillos a través de pequeños orificios.

El resultado es realmente espectacular y el paciente se puede ir a casa al día siguiente de la intervención.

Abajo están las Fotos de antes y después de la operación: